sábado, febrero 14, 2009


Jose, Alberto y yo cursamos juntos los últimos años y coincidimos en el Proyecto Fin de Carrera. Recuerdo especialmente el día que me llamaron a Tribunal Oral. Era como la Inquisición, tal cual, ya que solo éramos llamados los “dudodos”.
Jose y Alberto me acompañaron hasta la puerta, me dieron una copita de coñac para aplacar los nervios y envalentonarme, me esperaron hasta que salí y… ya solo recuerdo que me suspendieron. En la siguiente convocatoria me aprobaron (siempre decimos “me suspenden –ellos-” pero “apruebo –yo-”, curioso), pero esa es otra historia, tal vez la cuente en otra ocasión.
No suelo olvidar los bellos gestos y éste fue uno, muy importante para mí.

2 comentarios:

Jose Maria dijo...

HOLA GUAPAlupe.
QUE BIEN ROTULABAMOS CON EL CANGREJO, ME GUSTABA MAS LA PROFESION CUANDO LOS ESTUDIOS OLIAN A LAPIZ Y GOMA DE BORRAR Y LOS LAVABOS ESTABAN NEGROS DE TANTO LIMPIAR LOS 0,1, ADEMAS ESTABAN LLENOS DE GENTE TRABAJANDO Y PASANDOLO BIEN. YO TODAVIA DIBUJO CON PARALES Y PICO PATO.

EL CAJETIN SIGUE VIGENTE? ERES CHILLONA? SI ES ASI ME ENCANTA. ANTES CREIA QUE ERAS GUAPA AHORA VEO QUE LO ERES Y NOS QUIERES, COMO TE PEDIAMOS, LO DE LA ESCALA CREO QUE SEGUIRA IGUAL, PARA ESO NO HAY REMEDIO, PERO VEO QUE TU ALTURA COMO PERSONA ES EXCEPCIONAL.
POR SUPUESTO BESOS

POR CIERTO NO FUE UNA COPITA, FUE UNA COPA EN CONDICIONES.

guaPalupe dijo...

Ja ja... tenía borrada de la cabeza la palabra "picopato".
A mí también me gustaba más antes, pero no por los rotrings sino por lo que se ha complicado todo.
El cajetín sigue en plena vigencia: los años no nos cambian, ni nos mejoran, sólo nos hacen más sentimentales. Mi escala má o menos: la horizontal ha crecido algo, la vertical se mantiene.
Te escribo mail. Besazos.